jueves, 10 de julio de 2014

Helado de mochi #TSviajero

     La Cocina Typical Spanish se ha ido de vacaciones alrededor del mundo y nos invita a que, en este viaje por la gastronomía internacional, cada uno de nosotros hagamos una parada en nuestro destino favorito y los platos que se pueden degustar en él.

    
     Así que hemos cogido la mochila y nos hemos ido de viaje a ... ¡Japón! Un país con una gastronomía de lo más variada y diferente para nosotros. Y como ya sabéis que tengo especial debilidad con los dulces, me he decantado por el helado de mochi.


     En realidad la idea ha sido nuevamente de mi chico al que le chifla casi todo lo relacionado con este país y que ya se había atrevido anteriormente a probar otros tipos de mochi y le habían quedado muy ricos.

     El helado de mochi es un dulce japonés elaborado con mochi, o lo que es lo mismo, harina de arroz glutinoso. Se trata de un dulce de aspecto redondeado cuya capa exterior está formada por una masa elaborada con mochi y en cuyo interior encontraremos helado.


      Es curioso que, este dulce japonés, fuese elaborado por primera vez en Estados Unidos. Su creador se basó en los daifuku y manju japoneses cuyo relleno era pasta de azuki.
      En la actualidad, el helado de mochi es muy conocido internacionalmente y varias marcas japonesas y estadounidenses lo están integrando en nuestro mercado. Aunque yo os presento su versión original en blanco, son unos pastelitos muy fáciles de combinar tanto en sabores como en los colores de su masa.
     Es un dulce que se como directamente con las manos y que nos deja la sensación, tras haberle pegado un bocado, de estar comiendo un helado cubierto de nubes o marshmallows.

Ingredientes:

Para el mochi:

- 250 gr. de harina de arroz glutinoso (No sirve cualquier tipo de harina de arroz, tiene que ser de arroz glutinoso. Yo lo compré en http://www.japonshop.com/ pero podéis encontrarlo en supermercados asiáticos.)
- 100 gr. de azúcar
- 200 ml. de agua fría
- 1 pizca de sal
- Maicena

Para el relleno:

- Helado del sabor que más te guste. Los sabores que mejor le van a este dulce son: café, te verde, judías rojas, mango, chocolate, fresa y vainilla. En mi caso, tenía un helado de café casero que había preparado anteriormente.

Modo de preparación:



     En un recipiente pondremos la harina de arroz glutinoso, la pizca de sal y el azúcar e iremos añadiendo poco a poco el agua al mismo tiempo que lo mezclamos enérgicamente. El resultado será una masa blanca y pegajosa. Es importante que no nos quede ningún grumo.
     Lo meteremos 3 minutos en el microondas tapado con papel film pero dejando una abertura para que pueda salir el vapor.
      Pasado ese tiempo, lo sacaremos y amasaremos dentro del mismo recipiente. Hay que tener en cuenta que la masa resultante es muy pegajosa, por lo que es recomendable enharinarse las manos con maicena para manejarla mejor.
      Lo volveremos a introducir en el microondas durante un minuto y medio más.
      Lo volveremos a amasar y lo estiraremos sobre una superficie enharinada con maicena.  Lo dejaremos enfriar y después lo cortaremos en porciones que cubriremos con papel film para que no se resequen.

      Un par de horas antes de elaborar el mochi, prepararemos el helado que vamos a poner como relleno.
      Dejaremos que se derrita lo suficiente para poder manejarlo. Con una cuchara haremos pequeñas porciones que pondremos sobre papel film y que cerraremos dándole forma redondeada. Introduciremos estas porciones de helado en el congelador para que vuelvan a endurecerse.

     Cuando el helado se haya congelado de nuevo, lo sacaremos del congelador y procederemos a cubrir las porciones de helado con las porciones de mochi. Debe darse forma redondeada al mochi y retirar el exceso si hicese falta.
     De nuevo los introduciremos en el congelador cubiertos con papel film y los sacaremos 10 minutos antes de servir.

     ¿Os atreveréis con este tipo de helado al que no estamos tan acostumbrados? A mí me encantan.

     La próxima cita con La Cocina Typical Spanish es el 10 de agosto y, continuando con su viaje, de nuevo nos deja la puerta abierta para que elaboremos las recetas de nuestros lugares del mundo favoritos. Como estamos de vacaciones, están permitidas las recetas ya publicadas en los blogs (siempre que no hayan participado anteriormente en otros retos). ¡No hay excusas para quedarnos en casa, al menos en lo que a gastronomía se refiere!
        
     ¡ Felices vacaciones !

lunes, 7 de julio de 2014

Helado de café con leche

  

    Está claro que llegado el verano bajamos el ritmo en nuestras cocinas y es que, aunque hay que seguir alimentándonos igualmente, tendemos a preparar platos menos elaborados y más frescos.
    De hecho, si hay una razón por la que no cuelgo el cartel de cerrado por vacaciones en verano es por los helados, porque sé que probaré diferentes sabores y porque estaré deseando poder compartirlos con vosotros. Es el caso de este helado de café con leche, cuya receta podréis preparar tanto si tenéis heladera como si no.


Ingredientes:

- 200 ml. de leche
- 2 o 3 cucharadas soperas de café soluble
- 2 cucharadas soperas de azúcar invertido
- 100 gr. de azúcar blanco
- 500 ml. de nata para montar

Modo de preparación:

     En primer lugar, calentaremos la leche y diluiremos en ella el café soluble y el azúcar invertido. Lo dejaremos enfriar.
      Mientras se enfría, montaremos la nata con la ayuda de una varillas eléctricas. Es conveniente que la nata esté bien fría para que monte bien.
     Añadiremos la leche y el azúcar blanco a la nata y lo mezclaremos todo bien.
     Os aconsejo probar la crema del helado antes de usar la heladera o de introducirla en el congelador para comprobar si el dulzor está a vuestro gusto.
    
     En el caso de elaborarlo con heladera:
     Hay que introducir la cubeta de la heladera en el congelador, al menos, 24 horas antes de ponerla en funcionamiento.
     Iremos añadiendo la crema a la heladera mientras ésta está en funcionamiento. Y una vez hayamos puesto toda la crema en la heladera, calcularemos unos 40 minutos con la heladera encendida.
     Transcurrido este tiempo, pararemos la heladera y pondremos el helado en un recipiente con tapa. Por último lo llevaremos al congelador para que se endurezca.
     
     Para elaborarlo sin heladera:
     Pondremos la crema directamente en un recipiente con tapa y lo llevaremos al congelador. Los removeremos cada 45 minutos aproximadamente para conseguir así una consistencia cremosa y no un bloque de hielo.

     Como toque final, podéis ponerle un poco de cacao en polvo por encima.
    

jueves, 3 de julio de 2014

Bocados de patata y calabacín al horno

     Preparar bocados sencillos que le den un toque distinto al habitual a nuestro platos no es complicado. De hecho, algo tan simple como lo que os traigo hoy es una guarnición perfecta para cualquiera de vuestros platos de pescado o carne. Y de paso, es otra forma diferente de darles salida a los calabacines que están en plena temporada.



Ingredientes:

- Patata
- Calabacín
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal con ajo, perejil y albahaca de Sal Costa.

* Disculpad que no ponga cantidades, pero siempre que lo hago aprovecho para llenar la bandeja del horno, así que necesitaréis la cantidad necesaria para llenar vuestra bandeja de horno
* Si no tenéis las especias de la marca que se indica, podéis ponerles sal, ajo, perejil y albahaca por separado y a vuestro gusto.

Modo de preparación:

     Lavaremos bien los calabacines y los cortaremos en rodajas finitas.
     Pelaremos las patatas y las cortaremos en rodajas.

     Como sabéis, patata y calabacín necesitan diferentes tiempos para cocinarse. Por ello, primero los cocinaremos un poco por separado. Con la ayuda de una brocha de silicona engrasaremos de aceite de oliva las rodajas de calabacín y patata y las espolvorearemos con las especias.
     Forraremos la bandeja del horno con papel de horno y colocaremos las rodajas de calabacín. Las introduciremos en el horno a 180 ºC.
     Por otro lado, las rodajas de patata las pondremos durante 5 minutos en el microondas para que se cocinen un poco más rápido.
     Pasados los cinco minutos en el microondas, las incorporaremos a la bandeja del horno junto al calabacín y las dejaremos allí hasta que estén cocinados. Tardarán aproximadamente unos 30 minutos.
     Para presentar estos bocados, simplemente, los pondremos intercalando rodajas de calabacín y patata.

     Y aprovecho para mostraros la caja Degustabox de este mes, repleta como siempre de productos novedosos a un precio de 14,99€. Pero para aquellos que me estáis leyendo podéis adquirirla por 9,99€ si utilizáis él siguiente código de descuento J0ZCJ.


     Podéis conocer más acerca de Degustabox a través de su página de Facebook y Twitter.

lunes, 30 de junio de 2014

Gazpacho de melón y manzana

     Ocupando la segunda posición, después de los helados, el gazpacho es el plato más apetecible en verano. Y es que tomado fresquito como primer plato de cualquier menú, como merienda o como cena, es simplemente perfecto.
     Nos ayuda a hidratarnos y es un fuente bastante completa de vitaminas, y está muy rico.


     Y por si fuera poco, últimamente nos ha dado por versionarlo de mil maneras diferentes. Del gazpacho tradicional de tomate y pepino, hemos pasado al gazpacho de sandía, al de cerezas, e incluso al gazpacho de fresas.
     Pues bien, un año más, he ido más allá y os dejo un gazpacho nuevo y diferente: gazpacho de melón y manzana. Os prometo que no estoy loca, está absolutamente delicioso.
     La primera vez que lo preparé hice poquito para probarlo y todos se quedaron con ganas porque apenas tocamos a medio vasito cada uno. Pero la segunda vez que lo preparé me aseguré de preparar bastante cantidad y aún así fue "visto y no visto", ¡desapareció en cuestión de minutos!


Ingredientes (para cuatro personas):

- 1 manzana
- 400 gr. de melón (pesado ya sin cáscara y sin pipas)
- Medio pimiento verde
- 1 vaso de agua
- Aceite de oliva virgen extra
- Vinagre
- Sal
- Pimienta negra

Modo de preparación:

     En primer lugar, pelaremos la manzana, le quitaremos la parte del centro y la cortaremos en trocitos.
     El melón, al que ya le hemos quitado la cáscara y las pipas del centro previamente, lo trocearemos.
     El medio pimiento verde lo lavaremos bien y le retiraremos las semillas del interior (en caso de que las tenga). Lo trocearemos bien finito también.
     Cuanto más picadito esté todo, mucho mejor para que no sufra nuestra batidora.
     Lo pondremos todo en el vaso de la batidora junto con el agua y lo trituraremos. Después, añadiremos unas 3 cuchadas soperas de aceite de oliva, un chorro de vinagre, sal y una pizca de pimienta negra. Lo batiremos todo bien y probaremos.
     Al igual que en las ensaladas, el aliño nos gusta diferente a unos que a otros, por eso es mejor ir haciéndolo de poco en poco hasta dar con el punto que más nos gusta.

* Lo he presentado en vasos de chupito coronados con unos pequeños tacos de jamón, sobre plato de pizarra negra.

Os dejo los enlaces a los otros gazpachos que os he mencionado al principio de la entrada:
- Gazpacho tradicional
- Gazpacho de sandía
- Gazpacho de cerezas
- Gazpacho de fresas (Blog Las cosas de mi cocina)
- Gazpacho de fresas con queso de cabra (Blog Cuadernos de cocina)

jueves, 26 de junio de 2014

Flan de calabacín al microondas

   

      No os miento si os digo que "me sale el verde por los ojos" y es que, a estas alturas, a una le entran las prisas por perder los kilos de más. Cosa para nada recomendable, por cierto.
     Pero la cuestión se complica cuando, ya no es que te guste comer sino que, te gusta cocinar recetas nuevas casi a diario. Con esta situación mi capacidad de inventiva se ve limitada a todo "lo verde" y cocinado sin grasas. Y dicho así, pareciera que la receta que os presento es insípida o aburrida, ya que está cocinada con verdura y sin grasa... pero no, todo lo contrario.
     Se trata de un flan de calabacín que es una idea estupenda, apta para compartir en familia por ser perfecta para la dieta y deliciosa si la acompañamos de alguna salsa tipo mayonesa o de queso.
     Lo dicho que, como vale para todos, así matamos dos pájaros de un tiro y no tenemos que estar cocinando recetas diferentes, una para los que están a dieta y otra para los que no lo están.
     Y lo mejor de todo es que se cocina en el microondas en 10 minutos.

 

Ingredientes (para 6 personas)

- 4 Huevos
- 500 gr. de Calabacín
- 250 ml. de Leche desnatada
- Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
- Una pizca de pimienta
- Sal
   

Modo de preparación:

     Lavamos bien el calabacín y, sin quitarle la piel, lo cortamos en rodajitas lo más finas posibles.
     Por otro lado, batimos los huevos y les añadimos la leche, el aceite de oliva, la pizca de pimienta y la sal. Lo mezclamos todo bien.
     Engrasamos, ligeramente, un molde apto para microondas y cubrimos el fondo con un poco de la mezcla de huevos y leche. Ponemos rodajas de calabacín de forma ordenada e iremos intercalando éstas con la mezcla de huevos y leche. Así, hasta acabar tanto el calabacín como la mezcla de huevo y leche.
     Introduciremos el molde en el microondas a máxima potencia durante 10 minutos. Transcurrido el tiempo, lo pincharemos para ver si ha cuajado. Si lo veis blandito, podéis ponerle hasta 5 minutos más.
     Una vez cuajado, lo sacaremos del microondas (cuidado, no vayáis a quemaros) y lo pondremos boca abajo sobre un plato para que caiga por sí solo.
     ¡Y listo! Como veis es fácil y muy limpia su preparación. Lo podéis tomar frío o caliente, eso sí, si lo coméis al día siguiente está mucho más rico.

     *Para la decoración he utilizado calabacín en rodajas y taquitos pequeños de jamón serrano.

     Espero que os guste.

lunes, 23 de junio de 2014

Tomates rellenos de cuscús

 

 Tras mis descubrimiento del cuscús con la receta del Taboulé que os dejé hace una semana, vuelvo hoy con otra forma sencilla de prepararlo. En esta ocasión, el cuscús es el relleno ideal de unos deliciosos tomates cuya receta es de mi amiga Verónica del blog Cocinando para mis cachorritos. Desde que los vi supe que serían perfectos para esos días en que no apetece meterse en la cocina a encender los fogones y, teniendo en cuenta la entrada del verano, les llegó su momento.


     Un secretillo: no los preparé yo. En esta ocasión, tras echarlo a suertes, le tocó a mi novio entrar en la cocina. A él le gusta cocinar tanto como a mí y no tiene ningún problema en ponerse el delantal y preparar platos ricos.

Ingredientes (para 2 personas)

- 150 gr. de Cuscús
- 150 ml. de Agua
 - 2 Tomates grandes (tened en cuenta que serán los recipientes para nuestro cuscús)
- 1 Lata de atún al natural
- 1/4 de Cebolla
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Vinagre
- Especias Ras al Hanout

Modo de preparación:

     En primer lugar, prepararemos el cuscús. Como siempre, os recomiendo seguir las instrucciones que se indican en el paquete. En mi caso, cocino con la misma cantidad de agua que de cuscús. Es decir, si para dos personas vamos a necesitar 150 gr. de cuscús lo hidrataremos con 150 mililitros de agua.
     Antes que nada, tenemos que llevar a ebullición el agua al que habremos añadido previamente una cucharada de aceite de oliva y una cucharadita pequeña de sal. En cuanto el agua comience a hervir, lo retiraremos del fuego y le añadiremos el cuscús. Lo dejaremos reposar unos 3 o 4 minutos.
     Mientras tanto, iremos preparando los tomates. Los lavaremos bien. Después les cortaremos la parte superior de forma que ésta nos quede como una especie de "tapa" para el tomate (viendo las fotos lo entenderéis mejor). Ayudándonos con un cuchillo, les sacaremos la pulpa. Trituraremos la pulpa y reservaremos.
     Picaremos la cebolla de forma que queda bien fina.
     Una vez tenemos el cuscús hidratado, le añadiremos una cucharada de aceite de oliva para que, al mezclarlo, los granos queden más sueltos. Le pondremos una cucharada de Ras al Hanout, la cebolla, el atún (previamente escurrido), y un chorrito pequeño de vinagre. Se mezcla todo y se prueba por si queréis ponerle más sal, más vinagre o más especias. El aliño es algo muy personal y no a todos nos gusta de la misma forma. Por ello, es recomendable aliñar sin excederse e ir probando hasta dar con el punto que nos agrada.
     Por último, rellenaremos los tomates con la ensalada de cuscús hasta el borde. ¡Y listo!

     He adaptado la receta de Verónica a lo que tenía en la nevera, y por ello os invito a que le déis un vistazo a su receta de Tomates rellenos de cuscús porque ella le da un toque con salmón ahumado que debe ser una delicia.
     Espero que os animéis a probarlo y para los que estáis a dieta, tened en cuenta que es un plato diferente que se adapta perfectamente a vuestros menús por ser poco calórico.

miércoles, 18 de junio de 2014

Helado de nutella

    

     Ya preparé el azúcar invertido para todo el verano y sólo me faltaba desempolvar la heladera. Y para el estreno de la temporada me he decantado por el sabor estrella en casa: el chocolate.
     Soy la única en casa que no tiene al chocolate por uno de sus sabores preferidos, pero me encanta satisfacer a mis golositos y no podía hacerles esperar más. Así que con el bote de nutella en mano me dispuse a preparar el helado del que hoy os dejo la receta.


   

     Ingredientes:

- 1 bote de nutella (o de crema de cacao similar)
- 500 ml. de nata para motar
- Lacasitos, o algún otro topping para decorar.
- 1 cucharada de azúcar invertido (el azúcar invertido es un azúcar o más bien un almíbar que ayuda a que los helados queden cremosos; pinchad en el enlace para ver cómo se prepara)

     Modo de preparación:

    Tenéis que tener en cuenta, antes de comenzar con la receta, que la nata esté bien fría. Os recomiendo incluso que la pongáis en el congelador una media hora antes de usarla.
     La montaremos con ayuda de una batidora de varillas. Cuando esté casi montada, y con la batidora en funcionamiento pero a baja velocidad, añadiremos la cucharada de azúcar invertido y la nutella (mejor si está un poco templada) Lo mezclaremos todo hasta que estén bien integrados. Y añadiremos los lacasitos o el topping elegido.
     Si vais a preparar el helado con la heladera, tendréis que tener en cuenta las instrucciones del fabricante. En mi caso, la heladera tiene que estar en funcionamiento unos 40 minutos. Después se pone el helado en un tupper y al congelador hasta el momento de ser consumido.

     Si lo vais a preparar sin heladera, pondréis la mezcla en un tupper y al congelador. Tendréis que mover la mezcla cada 40 minutos aproximadamente, hasta que veáis que el helado ha solidificado.

     ¡Qué sencillo crear nuestro propios helados en casa!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...