miércoles, 23 de abril de 2014

Natillas de chocolate

   

     Hacer unas natillas caseras no cuesta nada y en poco tiempo están listas. Desde que aprendí a prepararlas no he vuelto a preparar natillas a base del conocido preparado en sobres. Y es que las de sobre no tienen nada que ver con el sabor de las caseras, es un concepto de natillas totalmente diferente.
      Además son un postre muy nutritivo a la par que económico. Poco más se les puede pedir y poco más se puede decir... Bueno sí, ¡qué están muy ricas!


     En esta ocasión son unas natillas de chocolate que se preparan de forma muy parecida a la receta tradicional de natillas con nubes que ya os dejé por aquí.

Ingredientes:

- 4 huevos
- 6 cucharadas de azúcar
- 600 ml. de leche entera
- 1 cucharada de maicena
- 1 limón
- Cacao en polvo Valor
- 1 cucharada de azúcar avainillado
- 1 rama de canela

Modo de preparación:

     En primer lugar aromatizaremos la leche. Para ello, pondremos a hervir la leche junto a la rama de canela y a  la piel del limón. El limón le habremos lavado bien previamente y después retirado su piel intentando hacerlo de la forma más superficial posible,  sin mucha pielecilla blanca de la que tiene por debajo porque nos amargaría la leche.

     Cuando le leche empiece a hervir, la retiraremos y la dejaremos en reposo unos 10 minutos. Después la colaremos y reservaremos.

     Por otro lado, batiremos los huevos junto con los dos tipos de azúcar y la maicena. Cuando esté todo bien integrado y no nos queden grumos, añadiremos ésto a la leche.
     Lo pondremos de nuevo al fuego y añadiremos el cacao. Añadiremos unas 2 o 3 cucharadas soperas de cacao en polvo. Y no dejaremos de remover hasta que veamos que comienzan a espesar.

     En ese momento estarán listas.

* El Cacao en polvo al que me refiero es del tipo que comercializa la marca Valor. Si quisiéramos ponerle cacao en polvo del que le añadimos a la leche en el desayuno tendríamos que ponerle más cantidad, prácticamente el doble.

domingo, 20 de abril de 2014

"Crazy lemon poke cake with chocolate and cream" o bizcocho loco escarbado de limón con chocolate y nata

 


¡Que no! Que no me he vuelto majara... No vayáis a creer que a partir de ahora voy a escribir las recetas en inglés. Es simplemente que la propuesta dulce del mes de abril de Desafío en la cocina es Poke Cake y nos han pedido que mantengamos el nombre en inglés. Y claro, ya puesta en faena y, para que se noten mis avances en inglés he decidido poner el título entero en el mismo idioma. Pero aquí tenéis la traducción: Bizcocho loco escarbado de limón con chocolate y nata.

     ¿Poke Cake?... Sí, esa misma pregunta me hice yo cuando lo leí. Gracias a San Google pude descubrir que se escondía detrás de ese nombre. Mi sorpresa fue mayúscula cuando me encontré con una especie de tarta que invitaba a dejar volar nuestra imaginación, tanto en sabores como en colores.

    El Poke cake está compuesto por un bizcocho que es calado de forma diferente a como lo solemos hacer normalmente. Se cala a través de unos agujeros que haremos por todo el bizcocho y que después rellenaremos con una crema, un pudin o una gelatina,... Por último, hay que cubrir el poke cake con una cobertura tipo frosting, crema, nata, chocolate, o lo que más nos guste.
    
     Y es por los agujeritos que hay que hacerle al pastel en cuestión de donde viene su nombre, ya que Poke cake vendría a ser "bizcocho escarbado" en español.

    Yo me he decantado por un "Crazy cake" de limón, lo he rellenado de natillas de chocolate y después cubierto con nata y canela.

     Para los que no sepáis a qué me refiero con Crazy Cake o bizcocho loco os remito a mi receta de Crazy Cake de chocolate donde explico por que se llama así, y es que para su elaboración no se utilizan huevos, ni leche, ni mantequilla. De hecho, el bizcocho como tal es muy sano. La vez anterior os mostré como prepararlo de chocolate y en esta ocasión os muestro como hacerlo de limón. Un bizcocho muy ligerito y esponjoso.

Ingredientes:

Para el bizcocho (Receta del blog de Bizcochela):

3 tazas de harina
2 tazas de azúcar
10 cucharadas soperas de aceite de girasol
2 cucharaditas de bicarbonato
1 pizca de sal
2 cucharaditas de vinagre
1 cucharadita de esencia de vainilla
2 tazas de agua
2 limones

Para las natillas de chocolate, con las que rellenaremos el bizcocho de limón:

4 huevos
6 cucharadas de azúcar
600 ml. de leche
1 cucharada de maicena
1 limón
1 rama de canela
Azúcar avainillado
Cacao en polvo Valor


Para la nata de con la que coronaremos el bizcocho después de haberlo calado con las natillas:

300 ml. de nata para montar
100 gr. de azúcar glass
Canela en polvo

Modo de preparación:

     En primer lugar vamos a preparar el bizcocho. Mientras preparamos los ingredientes y la mezcla del bizcocho tendremos el horno precalentando a 170 ºC.
     Para este bizcocho no vamos a necesitar ensuciar más recipientes que el molde donde vayamos a hornearlo.
     Lavaremos los limones, rallaremos su piel y la reservaremos. Después los exprimiremos y reservaremos su zumo.
     Pondremos todos los ingredientes de bizcocho en el molde y los mezclaremos bien (incluídos la ralladura de piel de limón y el zumo)
     Lo llevaremos al horno durante media hora aproximadamente, aunque a media cocción iremos pinchándolo para comprobar su grado de cocción. Cuando comprobemos que el bizcocho está cocido por el centro lo sacaremos del horno.

    Hasta ahora hemos conseguido un delicioso y esponjoso bizcocho. Así tal cual, es perfecto para vuestras meriendas y desayunos. Pero si queremos seguir adelante con el Poke Cake tenemos que seguir los siguientes pasos.

    El Poke Cake se puede presentar desmoldado o no. En mi caso, yo no lo desmoldé hasta el final. Lo que sí es necesario es dejarlo enfriar antes de calarlo, por eso sería recomendable que el bizcocho lo hicieseis con antelación.



     El siguiente paso es preparar el relleno con el que ayudaremos a calar el bizcocho. En este caso, lo vamos a hacer son unas natillas de chocolate, ¡y caseritas! ¡Me encantan!

     Lo primero que haremos para las natillas será aromatizar la leche. Lo ideas es hacerlo con canela en rama y con la piel de algún cítrico, y así lo haremos.
     Lavaremos bien el limón y después cortaremos la piel de forma superficial. Pondremos la leche a fuego medio con la piel del limón y una rama de canela. En cuanto la leche entre en ebullición la retiraremos del fuego y la dejaremos unos 10 minutos en reposo.
     Mientras tanto separaremos las yemas de las claras, ya que sólo vamos a necesitar las yemas. Las claras podéis congelarlas y utilizarlas así en otras ocasiones que las necesitéis.
    Batiremos las yemas y las mezclaremos con el azúcar y la maicena.
    Colaremos la leche para retirar la piel de limón y la rama de canela. Mezclaremos la leche con las yemas batidas que hemos mezclado con el azúcar y la maicena. Lo pondremos al fuego, añadiremos 3 ó 4 cucharadas de cacao en polvo, y no dejaremos de remover hasta que veamos que espesan.
     Las retiraremos del fuego, y las dejaremos templar.

* El cacao en polvo es cacao puro y suele comercializarlo la marca Valor (me imagino que habrá más, pero es la que suelo encontrar en el súper más fácilmente). Si preferís usar cacao del que se añade en la leche para el desayuno tendréis que doblar la cantidad, es decir, entre 6 y 8 cucharadas grandes.

     Para calar el bizcocho con las natillas necesitamos que el bizcocho esté frío y las natillas templadas.
     Haremos agujeros al bizcocho del grosor de un dedo, así que podéis valeros de diferentes utensilios para hacerlos. Desde el palo de una cuchara de madera que sea redondo, a un descorazonador de manzanas, o como en mi caso con una aguja gorda de hacer punto (bien limpia previamente).

     Después verteremos por encima las natillas templadas e iremos ayudando con una cuchara para que las natillas rellenen los agujeros que hemos hecho.




      Lo último que nos queda es montar la nata. La nata tiene que estar muy fría, es decir, como mínimo tiene que haber estado en la nevera un par de horas antes. Yo suelo meterla en el congelador media hora antes de montarla y se nota que monta mucho mejor.
     Cuando la nata esté semimontada, añadiremos el azúcar glass. Terminaremos de montarla, sin pasarnos que puede cortarse.

     Pondremos la nata por encima del bizcocho calado con las natillas. Podéis utilizar la manga, o ponerla directamente encima como en mi caso (no quería complicarme mucho). El toque final es espolvorearla ligeramente con canela molida.

¡Y listo!

Mi recomendación a la hora de consumirlo es que lo dejéis reposar para que el bizcocho se impregne bien de las natillas. Después de tenerlo 24 horas en la nevera, estará delicioso.

     Y estoy segura que el resto de integrantes del Desafío habrán hecho un magnífico trabajo, y os invito a que paséis a ver el recopilatorio de todos los Poke Cake.

    
    

martes, 15 de abril de 2014

Pastela de morcilla de Burgos, manzana y piquillos

  


      El Reto Cocinamos con Reina  nos lleva en esta ocasión hasta Castilla y León, y para homenajear esta comunidad tenemos que preparar una receta con Morcilla de Burgos.


     La morcilla de Burgos es una morcilla de arroz típica de Burgos, y que procede del cerdo. Entre sus ingredientes encontraremos: cebolla, sangre, manteca de cerdo y arroz.
      Para mí no es una de las morcillas de sabor más fuerte que he probado, pero es muy rica, e incluso podría decirse que tiene un sabor algo picante (debe ser por las especias que lleva)

   La verdad es que no me ha sido difícil pensar una receta. Tenía un paquete de masa filo en la nevera que me había sobrado de la Pastela moruna y tenía que utilizarlo ya. Así, que he preparado con ella otra Pastela, que en esta ocasión, obviamente, no es una pastela árabe.

     La morcilla la he complementado con manzana asada, piquillos y un poquitín de queso.
     Es una receta muy rica pero contundente y con una porción os sentiréis más que satisfechos.



Ingredientes:

- 8/10 hojas de masa filo
- 250 gr. de morcilla de Burgos Ríos
- 1 manzana
- 100 gr. de pimientos de piquillo asados
- 100 gr. de queso rallado
- 150 gr. de mantequilla

Modo de preparación:

     En primer lugar, le quitaremos la piel a la morcilla y la desmenuzaremos en un bol. Le añadiremos los pimientos de piquillo troceados.
     Por otro lado, pelaremos una manzana y la trocearemos. La pondremos 10 minutos en el microondas para que se cocine.
     Añadiremos los trozos de manzana a la mezcla de morcilla y piquillos. Añadiremos también el queso rallado y lo mezclaremos todo bien.

     Empezaremos a montar la pastela en un molde desmontable de la siguiente manera:

     Fundiremos la mantequilla en microondas durante unos 20 segundos. Con una brocha de silicona untaremos bien los laterales y el fondo del molde. Pondremos la primera hoja de masa filo, de forma que quede bien pegadita al molde. La parte sobrante las dejaremos hacia fuera del molde. Hidrataremos esta hoja de masa filo con mantequilla, y pondremos otra hoja encima. Repetiremos este procedimiento hasta cuatro veces (para la base utilizaremos cuatro hojas de masa filo)
     Después pondremos dentro el relleno de morcilla, manzana, piquillos y queso.
     Cerraremos la pastela con los bordes sobrantes, hidratando en todo momento la masa filo con la mantequilla.
     En este momento, si queréis, podéis desmoldar la pastela, quedándonos sólo con la base del molde.
     Después pondremos por encima las otras cuatro hojas restantes de masa filo, siguiendo el mismo procedimiento de hidratación. Pero ahora, los sobrantes los meteremos hacia dentro, hacia la base.
     La última hoja la hidrataremos también por fuera con la mantequilla, y nos la llevaremos al horno hasta que la masa filo esté bien doradita.

* Si quereis ver como se monta la pastela, podéis haceros una idea con el paso a paso de la Pastela moruna.

domingo, 13 de abril de 2014

¡Preparemos torrijas de todas las formas posibles!

     Las torrijas pueden prepararse durante todo el año... pero es justo en estas fechas de Semana Santa cuando más típicas son. Desde las tradicionales a las más innovadoras, todas están riquísimas. Para que no os perdáis ninguna he elaborado un recopilatorio en la Red Fácilísimo sobre ellas. Espero que os guste y os sea útil.


    

jueves, 10 de abril de 2014

Codillos asados al horno



     La Cocina Typical Spanish ha decidido dedicar este día a un animalito, con muy mala reputación, pero que es una delicia en nuestras mesas. Por las pistas ya sabréis que se trata del cerdo.
     Y es que a nadie le gusta que le llamen cerdo... pero si nos gustan todas y cada una de la partes del cerdo. Ya conoceréis el dicho: Del cerdo... hasta los andares.



     Y en España, tenemos la suerte de poder presumir de criar los mejores cerdos, y por supuesto de tener los mejores jamones.
     Las gastronomía española ha dado muchos giros en torno a la figura del cerdo y tenemos muchos platos típicos elaborados con las diferentes partes de este animal.

Las diferentes partes del cerdo.

     En esta ocasión yo me he decantado por unos Codillos asados en el horno. Los codillos son el punto de unión de los dos huesos de la pata, formando el codo. Es una parte grasa, y que hay que cocinar muy bien, pero cuyo resultado es una carne jugosa y sabrosa.

    La receta que os presento es sencilla, pero lleva su tiempo. Antes de pasar por el horno, los codillos son cocidos previamente en un olla.

Ingredientes:

- 4 codillos de cerdo
- 1 cebolla
- 4 dientes de ajo
- 4 granos de pimienta negra molidos
- Perejil fresco
- 3 hojas de laurel
- 1 vaso de vino blanco
- 100 gr. de champiñones laminados
- Agua
- Sal
- Aceite de oliva

Modo de preparación:

     En primer lugar, salpimentaremos los codillos. Los sellaremos en una sartén en la que habremos puesto una base de aceite de oliva. Al sellarlos, los codillos mantienen sus jugos dentro y el resultado será mucho más sabroso.
     Aparte, doraremos los ajos en láminas y pocharemos la cebolla bien picadita. También saltearemos un poco los champiñones laminados. Añadiremos al vino, y lo cocinaremos unos minutos.
     Pasaremos los codillos a la olla, junto con los ajos, la cebolla, los champiñones y el vino.  Añadiremos también las hojas de laurel y el perejil. Añadiremos agua hasta cubrir los codillos y le pondremos sal. Los cocinaremos en la olla unos 10 minutos desde que el agua comience a hervir.

     Pasado ese tiempo, lo pasaremos todo al horno. Os recomiendo que los pongáis en una cazuela de barro, pero vale de cualquier otro material (siempre que sea apto para el horno). La temperatura adecuada es entre 160 y 170ºC. Y el tiempo de horneado entre una hora y una hora y media.
     Debéis estar pendiente para darles la vuelta de vez en cuando, para que se vayan cocinando de igual forma por todos lados.
     Al principio del horneado podéis cubrir la cazuela con papel de aluminio y pasados 20 minutos se la retiráis para que empiecen a tomar color.
 
     Aquí os dejo el Recopilatorio de recetas con Cerdo Typical Spanish.

jueves, 3 de abril de 2014

Crepes con frutas


     Los crepes son una de mis debilidades. Me gustan con nata, con chocolate, con vainilla, y con todo lo que se les pueda acompañar. También me gustan en su versión salada, pero como realmente se me hacen irresistibles es con un acompañamiento dulce.
     Y pensando como aligerarlos un poquillo se me ocurrió la receta que os traigo hoy: Crepes rellenos de frutas. De esta forma, conseguimos una receta rica, sana, y muy colorida.
     Además de los crepes y de la fruta podéis darle el toque que más os guste. En mi caso con canela y un poquitín de caramelo por encima. Pero se me ocurre que podéis  ponerle nata, azúcar avainillado, cacao en polvo,... ¡Lo que más os guste!

     Ingredientes:

Para los Crepes: he utilizado la misma receta que preparé para los Crepes rellenos de dulce de leche.

Frutas: plátano, kiwi, fresas, manzana, mandarina. Estas frutas peladas y bien limpias.

Almíbar para las frutas: 100 ml. de agua, 100 ml. de azúcar, zumo de medio limón.

Decoración y toque final: Canela en polvo y caramelo líquido.



Modo de preparación:

En primer lugar prepararemos los crepes, siguiendo las indicaciones que expliqué anteriormente para los Crepes rellenos de dulce de leche.
Una vez tengamos listos los crepes, los reservaremos hasta que los necesitemos.

Por otro lado, trocearemos las frutas. Los plátanos pelados y cortados en rodajas. A las fresas les quitaremos la hojas y las haremos rodajas. La manzana, pelada y troceada. La mandarina, pelada y separados los gajos. El kiwi, pelado y cortado en rodajas.
Reservaremos las frutas.

Prepararemos el almíbar en un recipiente al fuego, con el agua, el zumo de limón y el azúcar. Removeremos hasta que el azúcar esté completamente disuelto en el agua. Lo dejaremos dos o tres minutos desde que empiece a hervir.
Pasaremos los trozos de fruta por este almíbar ligero.

Hecho todo esto, sólo nos queda rellenar los crepes con la fruta. Como toque final le pondremos un poco de canela y caramelo líquido.

¡ Y a disfrutar!

martes, 1 de abril de 2014

VIII Excursión por la Red: Cenas ligeras y ricas

Ya está listo mi VIII Excursión la Red: Cenas ligera y ricas. Se trata de un recopilatorio cuya misión es proponer diferentes propuestas para las cenas, de forma que nos alimentemos bien sin saltarnos la dieta. Y lo más importante, cenando platos atractivos que no nos hagan caer en la tentación de un dulce. En esta ocasión lo he hecho desde Facilísimo y para poder verlo, sólo tenéis que hacer click AQUI.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...